Las 10 reglas de oro de LULO VÁZQUEZ

Cuando empezamos a darle forma a la idea que teníamos de la plataforma de segunda mano de firmas que queríamos hacer, también sentamos las bases de lo que sería LULO VÁZQUEZ. Establecimos los pilares que nos parecían importantes y que sostienen nuestro proyecto para crecer con coherencia y sentido, algo irrenunciable para nosotros, y sobre esos pilares hemos ido construyendo la marca que somos ahora. En el día a día seguimos este manual de trabajo que se rige por las 10 ces del buen hacer, y aquí os las presentamos con la convicción de que las cumplimos todas. 

  • Calidad. Es la primera regla de oro y más importante para nosotros, el cimiento de nuestra idea al pensar en crear LULO VÁZQUEZ. Desde el principio sabíamos lo que queríamos ofrecer: calidad por encima de todo. Por eso tuvimos claro que la segunda mano y la calidad hacen un maridaje perfecto si la elección de las piezas es siempre muy cuidadosa. Las firmas medias, altas y de lujo que se ven en nuestra web están seleccionadas en base a este criterio y pretenden satisfacer la necesidad de nuestr@s clientes de tener menos cosas en su vestidor pero que valgan mucho la pena. Conseguimos así rescatar piezas que tienen CALIDAD con mayúsculas como para darles una vida duradera y hacer feliz a su nuev@ dueñ@, que podrá ponérselas una y otra vez. 
  • Compromiso. Lo adquirimos cada vez que alguien nos llama para decirnos que quiere que vayamos a su casa a descubrir tesoros. ¡Qué ilusión nos hace! Emociona ver cómo algunas piezas que llevan tiempo paradas retoman la marcha, y otras que eran usadas hasta ayer no se van a quedar inmóviles colgadas en una percha dentro del armario.
  • Confianza. El hilo invisible que nos une a nuestr@s proveedores y clientes se hace fuerte cuando comprueban que siempre estamos al otro lado para cualquier ayuda que necesiten. Somos el vigía en el faro, siempre con la luz encendida.
  • Confidencialidad. Una máxima que seguimos a rajatabla en LULO VÁZQUEZ es la discreción y confidencialidad como un todo indisoluble, como si tuviera forma de bloque de hormigón. El anonimato de nuestr@s proveedores y clientes va implícito en la confianza que nos dan al abrirnos las puertas de su casa y de sus vestidores. Quién nos confía sus tesoros para que les demos una segunda vida y quién les da esa vida comprándolos en nuestra web es una información que guardamos bajo siete llaves. 
  • Certificación. Garantizamos la autenticidad de todos nuestros productos después de ser revisados minuciosamente por nuestro comité de expertos, muy riguroso e infalible. En caso de duda, se renuncia al producto, puesto que somos muy fieles a la idea de ofrecer solo lo mejor.
  • Cercanía. Es nuestra manera de ser en la vida y por lo tanto en el trabajo. Aunque este trabajo es más que eso: es apasionamiento, una palabra que engloba el entusiasmo que nos aflora cuando tenemos entre las manos nuevas prendas descubiertas en armarios selectos, accesorios tan bien cuidados que parece que nunca se hayan puesto, zapatos usados una noche para una fiesta o una gala, firmas desconocidas que acogemos con los brazos abiertos para hacerles hueco en nuestro escaparate de moda… Andamos entre joyas y maravillas de mucho nombre, y también de menos, porque no renunciamos a tratar con respeto aquellas piezas que por bonitas pero desconocidas a menudo se aparcan. Apreciamos lo que vale cada una de ellas y le damos su sitio.
  • Cabeza. Trabajar de modo inteligente es lo que pretendemos y para eso hemos llegado a la conclusión de que no debemos renunciar a ciertas cosas. Pensamos que si la calidad es nuestra prioridad cuando elegimos, hay piezas de marcas populares como Zara, Mango o H&M que excepcionalmente podrán tener su sitio en LULO VÁZQUEZ. Sería una locura dejar pasar de largo un jersey rojo de cachemir con botoncitos dorados, impecablemente tratado, solo porque sea de Zara. Y lo hicimos en su momento. Desde ahora, siempre y cuando nuestras expectativas de nivel de calidad se cumplan, con gusto acogeremos también alguna prenda y accesorio de marcas más populares y accesibles.
  • Corazón. Lo ponemos en todo lo que hacemos, en cada pequeña cosa. Con un equipo humano tan volcado en querer hacer las cosas bien, tenían que salir bien. Somos adictos al trabajo bien hecho, en equipo, en armonía y con el corazón latiendo fuerte cada vez que avanzamos un paso gracias al esfuerzo de todos. Y nos encanta reconocerlo. 
  • Cuidado. No podría ser de otro modo. Tratamos con sumo cuidado cada pieza que tenemos para que mientras llega a manos de su nuev@ dueñ@ pase por las nuestras en las mejores condiciones. Hay prendas de seda, terciopelo, alpaca, lana, cachemir o piel que requieren más mimo que las de algodón u otros tejidos de mezcla, y accesorios de materiales sensibles que necesitan toda nuestra atención para guardar la forma intacta. A todos los tratamos como se merecen para asegurarles una vida longeva. Para nosotros cada pieza es única, muchas de ellas verdaderamente exclusivas, y les damos el tratamiento específico que les asegura seguir siéndolo.
  • Ciclo sostenible. Hace décadas que en otros países tomaron conciencia sobre la práctica insostenible del comprar-usar-tirar que nos arrastraba a todos. Ahora que por fin nos hemos dado cuenta en España, el mundo de la segunda mano se va colocando en un primer plano. En consecuencia los armarios empiezan a abrir sus puertas para que entre aire fresco. Los pequeños gestos de sostenibilidad se multiplican. La durabilidad de lo que consumimos pasa a ser el nuevo lujo. La conciencia social cobra importancia. La cuadratura del círculo se cierra. Y nosotr@s estamos orgullos@s de formar parte de un proyecto tan comprometido y crucial para poder seguir avanzando.

 

×

Powered by WhatsApp Chat

×